martes, febrero 06, 2007

Diarios de Freaklandia. Capítulo 10

Mira que me gustan los caminos, y mira que prefiero los -24ºC de esta mañana a los +25 con humedad del verano mallorquín, pero ayer no hubiera tenido remordimiento alguno en aplacar mi ira abofeteando al primero que me hablase de las maravillas de la carretera.
La cuestión es que debía enviar cierta carta y no podía ser por correo normal, no, tenía que ser por DHL (¬¬). Busco por Internet DHL en Tampere y me salen dos oficinas que evidentemente quedaban donde Paris Hilton perdió la virginidad y no volvió para buscarla. Bueeeeno, vaaaa. Cogí el bus nº7, que no había tomado en mi vida (qué ironía, el único que pasa junto a mi casa es el 13), y me bajé en un camino en el que había algunas casas a un lado y una especie de pequeño polígono industrial al otro. Hacían -10ºC y adonde alcanzaba la vista se extendía la nieve, pero, por si no quedaba lo bastante claro, la vía en cuestión se llamaba "Talvitie" ("Camino de Invierno"). Recorrí un trecho del Talvitie hasta llegar a la calle del DHL. El problema es que al estar llena de almacenes algo dispersos, no encontraba la numeración de los edificios y no sabía qué dirección tomar. Opté por preguntar a un finlandés que pasaba por allí y me dijo que creía que era hacia abajo. Yo le respondí que tenía la impresión de que era calle arriba, pero más que nada preguntaba para estar segura, que no era plan de ponerse a dar vueltas en semejantes condiciones climatológicas. "Para abajo, yo voy en esa dirección, ven conmigo". Bueno.
Un rato más tarde la calle se terminó. Roadmaster maldecía no haber hecho caso a su intuición mientras el finlandés no sabía hacia donde mirar. De todos modos, Roadmaster agradeció su amabilidad y desanduvo lo andado hasta dar con el local. Para ese momento, ya me dolían los dedos del frío. El muchacho que me atendió, muy majo, me dijo que en esa sucursal efectuaban los envíos express y que no valía la pena que me gastase un dineral para mandar una carta de nada, así que me remitió a la otra oficina, en donde realizaban toda clase de envíos. ¿Distancia? 2'5 km. ¿Hay bus? "No".
Recorrí la distancia caminando a grandes zancadas. De algún modo, logré mantener el calor y ni siquiera volvían a dolerme los dedos, que se habían calentado en la oficina 1. Sin embargo, grande fue mi ira al ver una flamante parada de autobús frente a mi destino. Me tragué la bilis (y las mucosidades varias generadas por el frío) que trepaba por mi garganta y entré. Tras poner mi cartita en el mostrador y expresar mi deseo de enviarla por el sistema más barato posible, aguardé la tasación de dicho servicio.
89 euros por mandar 5 folios en un sobre de papel. Tardaría dos días. ¡Menos mal que era la oficina barata! A la bilis y las mucosidades se añadió una necesidad imperiosa de hacer referencia a la madre de la persona que me atendía, pero una vez más una férrea voluntad se impuso a las pulsiones básicas y mi boca logró articular un: "Lo siento, eso es demasiado caro. Usted perdone, pero no puedo enviarlo". ¡Por semejante precio debería haber llegado a destino antes de que yo lo entregara a DHL!
La ventura quiso que hubiera un bus parado justo frente al edificio en ese momento. Después de tanto despropósito, algo funcionaba a la primera. En fin. Al final envié la cartita usando el servicio express de la oficina de correos de toda la vida.
Y si no les gusta, que se aguanten.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

Munlight_Doll dijo...

Ya te lo dije. Es una prueba preselectiva de la universidad para ver cuánta paciencia tienes ;)
Un beso, sirenita,
Tu muñeca

Anónimo dijo...

Me encanto tu blog por todo lo que dices sobre finlandia, soy una enamorada de este pais desde que empece a escuchar musica de bandas originarias de este pais, como nightwish, him, apocalyptica, y las biografias de estas....
Palabras mas o palabras menos Finlandia es el pais de mis sueños, lo unico que me da "cosita" es lo que dices que no es la gente mas efusiva y emocional del mundo y la dificultad del idioma, bueno ya algun dia tendre que ir y vivirlo todo por mi misma como lo has hecho tu.

De todas maneras vacanisimo (supercool) tu blog