viernes, octubre 13, 2006

Diarios de Freaklandia. Capítulo 5


¡Síííí, por fin una entrada fresca de los Diarios! Jajajaja se ha hecho esperar porque primero quería ver re-publicados los 4 primeros capítulos. Una vez hecho esto, el espectáculo debe continuar.

¡Freakadas de Laponia! Éramos los 17 estudiantes Erasmus del cursillo de Medios Interactivos y Bertta, la única de nuestras tutoras finlandesas que se atrevió a acompañarnos. Valiente ella, a sus 20 años con unos energúmenos como nosotros. Se suponía que aprovecharíamos los 4 días del viaje para grabar material destinado a montar un posterior vídeo sobre nuestra aventura. Pues bien, el día D aparecieron dos de nuestros colegas portando infinidad de caretas de... David Hasselhoff. ¿Por qué? Una obsesión motivada en buena parte por este vídeo:

http://video.google.com/videoplay?docid=-3382491587979249836&q=hasselhoff&hl=en

Total, que en los días que siguieron siempre había alguien luciendo la máscara donde quiera que fuéramos: David en el coche, en el Lidl, en los senderos, en los museos...

Antes de partir, pasamos por el súper a comprar chuminadas para las 10 horas de coche que nos esperaban. Encontré un botella de ¡¡Lordi Cola!! ¡¡Light!! ¡¡¡Yeeeaaahhh!!! Cabe decir que no me atreví a terminármela por miedo a los posibles efectos secundarios XD. Conduje un par de horas la furgoneta amarilla mientras los otros cuatro pasajeros se dedicaban a poner a prueba mi capacidad de concentración y mi solvencia como conductora... al final llegamos todos, ¿no? ¬¬
Después cogió el coche Sönke, un alemán con aspecto de vikingo que conduciendo tenía más peligro que Alaska en la manicura. A los dos minutos todos clamaban por mi regreso. Pero yo a lo mío, destrozar Nightwish para amenizar el viaje. "Why am I loved only when I'm gone?" Ya les vale XD

En general, Laponia es más bella que freaky. Aún así, la ciudad de Rovaniemi es la patria de Lordi. No podía decepcionar, y no lo hizo: en el centro de la pequeña urbe se alza la Lordi Square, con las manos de los cinco marcadas en cemento.

Tras la cabaña en que nos hospedamos vive un pequeño reno en un corral. Lo bautizamos como Arto, el nombre de un profesor que tenemos. Lo bueno es que le sacábamos fotos en plan "oooooh" mientras digeríamos la carne de otro reno que nos habíamos comido un cuarto de hora antes. Sí, el hombre es un ser contradictorio.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Alabado sea David.

Anónimo dijo...

Lo que la Lordi Cola es el súmum de la frikez XDDDDDDDD

Tristana's leg dijo...

A partir de ahora queda rebautizado como "Master H.", el dios de los coches. Quien le critique, caerá en un pavoroso infierno junto a los detractores de Chuck Norris, acosados por patadas giratorias infinitas y coches fantásticos que asesinan con las yantas. A ver si nos traes algún recuerdo de Lordilandia y se nos pasa un poco la morriña de echarte de menos...

Tristana's leg dijo...

Queremos una Lordi colaaaaa!!!

bichitis dijo...

Oye, pues sabeis que me sugiere el nombre? Leticola!!!! Esto es estar mal... En fin: el video es buenísimo y, ¿dónde hay que firmar para ir a Laponia y conducir en una furgoneta amarilla? ¡¡¡Yo también quieeerooo!!!

Roadmaster dijo...

A lo mejor nos lleva David

bichitis dijo...

Jajaja! It´s too far! ;)

Joan González dijo...

lagarto-lagarto.

Joan