miércoles, septiembre 20, 2006

Diarios de Freaklandia. Capítulo 1

¡Hola a todos! Lo prometido es deuda: aquí tenéis la primera parte de mis diarios freaklandeses. Más que escribir legoladas acerca de lo bonito que es el lago tal o lo bien que huele el bosque no-sé-cuántos, comentaré las cosas curiosas que me llamen más la atención. De todas formas, las fotos que acompañarán a las entradas serán bastante ilustrativas de lo que se puede ver por aquí.

A título de bienvenida he escogido una imagen que saqué desde la cama. En ella se ve mi escritorio y una ventana llena de luz y verde, pues bien, ese mundo incitante es el que recibe mis despertares. ¡No podíamos empezar mejor!

Y ahora sí: ¡las freakadas! En primer lugar (y algunos que habéis hablado conmigo ya lo sabéis), si alguien pensaba que todos los nórdicos eran iguales, esto es, una especie de bárbaros enormes y rubios, siento decepcionaros, pero he constatado, no sin cierta sorpresa, que los fineses son más bien pequeños y delgados. Eso sí, se ve que al llegar a cierta edad se ponen fondones je je, mucha olut. Aún así, de cuando en cuando es posible cruzarse con tíos robustos con pinta de moteros, que grrandes son ;-)

El otro día entré en la universidad y ¿qué me encuentro? ¡Una exposición de wáteres! Como lo leéis: había un montón de wáteres diferentes. Algunas personas deambulaban entre los mismos examinándolos con gran detenimiento y escuchando atentamente las explicaciones de los encargados. Todo ello con la seriedad más absoluta... mientras los erasmus no sabíamos qué hacer para no reírnos. Una chica tenía una especie de bidón con agua cuya procedencia me abstuve de preguntar XD Lo mejor es que para el mediodía la calma se rompió y un tío se puso a cantar entre (y sobre) los wáteres. Sí señor, el país empieza a colmar mis expectativas.

Más curiosidades: en el parque de atracciones Särkänniemi puedes subir a una montaña rusa en la que haces todo el recorrido tumbado bocabajo. Lo probé, sí, no es muy cómodo. Ji ji, ¡menudo travelo se paseaba por el parque! Un tío con pinta de español pecholobo con un top y una mini que dejaban toda la pelambre al descubierto, pelucón negro y pintalabios rojo pasión. ¡Yeah!

Las niñas de este país son bastante singulares. Andan solas por todos lados, ya sea a pie, en bus o en bicicleta, y muchas llevan el pelo teñido de rojo o negro. Vamos, como cualquier adolescente, pero es que tienen seis o siete años. No sé, la verdad, ruarrro ruarrro ruarrro.

Creo que para empezar está bien. En los próximos días tengo planeado un viajecillo a la Finlandia profunda (jujujuju me froto las manos en vista de más freakadas) y una visita a la... ¡¡sauna!!
Moi moi!
Entrada originalmente publicada en mi espacio MSN el 21/08/06
(No me deja subir la foto, para variar XD. Seguiré intentándolo)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

1 comentario:

Munlight_Doll dijo...

Cada vez que hablo contigo o te leo me entran más ganas de ir a Finlandia...
Un beso, friki mía,
Mun