miércoles, enero 23, 2008

Una entrada sobre cine

Tenía en mente una entrada sobre cine. Quería aprovechar el lanzamiento de la colección de DVDs + libro del diario "El País" para dar algunos consejos y sugerencias a aquellos profanos que estuvieran interesados en empezar a ver obras anteriores a los '70, del mismo modo que iba a tratar de quitar el miedo que muchos tienen a ver películas viejas por haber elegido mal la primera y pensar que todas van a ser igual de pesadas.

Pero cada vez que intento escribir Orson la palabra Heath se me derrama entre las manos, así como cuando quiero teclear Capra es L-E-D-G-E-R lo que presiono. Hoy solo puedo lamentar que este muchacho no haya podido digerir ciertas cosas y nos haya privado para siempre de sus excelentes interpretaciones. Admito que la primera vez que oí hablar de él fue en alguna revista para niñatas y me formé una imagen errónea, pero tras ver algunas de sus películas rectifiqué esa visión.

Me pregunto cómo de malo en realidad será eso de la fama. ¿Deforma a todos los que toca? ¿O sólo sucumben personalidades frágiles? Sin ir más lejos, la semana pasada fue hallado muerto Brad Renfro, con apenas 25 años, y el listado de casos similares es largo. Personas cercanas a mí a menudo me preguntan que qué haré cuando sea famosa. Lo primero que les respondo es que dudo que eso llegue a suceder, pero llegado el caso y visto lo visto... no sé. Hasta me he despertado de pesadillas en las cuales me perseguían los paparazzi (pesadillas, no sueños, habéis leído bien). Si eso fuese real, a saber cómo lo llevaría.

Dicen que Heath no pudo superar la ruptura con Michelle Williams. A veces no hace falta ser famoso para querer arrancarse el corazón y saltar sobre él, pisotearlo hasta que esté tan desgarrado que muera de una vez por todas. Acabar con el dolor. Por desgracia, matar un corazón no permite al resto del cuerpo seguir viviendo libre de cargas. Me pregunto también si sólo son las personas débiles las que no pueden superar las rupturas, las peleas con los padres o los abandonos de los que se creían amigos. O si, en cambio, son las personas que ya nacieron sin corazón las únicas que pueden caminar por esta vida con la cabeza alta.

1 comentario:

Carlos dijo...

Bienvenida al mundo blogger!!
Gran y acertada reflexión la que haces.Se suele decir lo tenía todo,pero puede que fuera el vacío de no tener nada lo que produjera el fatal desenlace.
Este mundo,no,esta sociedad crea muchísima presión,demasiada,y a veces la descomprensión se produce de forma violenta.
No sé por qué corremos tanto ni hacia donde.

Un abrazu