lunes, enero 29, 2007

Un poquito de por favor


Ayer por la mañana leía en "EPS" un reportaje sobre el ruido y vinieron a mi mente los años pasados en el Penyafort (para quien no sepa de qué hablo, es la residencia en la que viví casi tres años). Uno de los factores que me hicieron abandonar mi acogedora habitación fue precisamente ese, el ruido. En un edificio en que todos éramos estudiantes y debía reinar la informalidad, más de una se empeñaba en usar tacones. El resonar de los mismos en los largos pasillos hubiera podido sacar de quicio a un sordo. En la biblioteca pasaba a ser una provocación: por favor, es un lugar de estudio y concentración, si queréis que los chicos levanten la vista para fijarse en vuestros respingones traseros, meneadlos en algún lugar público, o acariciad a los mancebos en una oreja para distraerlos de sus ecuaciones sin molestar al resto.

Otra cosa que me enfermaba eran los portazos. A cualquiera se le puede escapar una puerta, pero abundaban las bestias que las cerraban con un impulso capaz de generar un tsunami en la otra punta del planeta cada vez que entraban o salían de su cuarto. Aaaargh... pupaaaa.

Había tambien loros que tenían por costumbre charlar a gritos apoyadas en los umbrales de sus respectivas puertas, situadas a no más de diez metros entre sí. ¿Tanto costaba recorrer tan extenuadora distancia?

Finalmente, estaba el espacio de tortura por excelencia. El comedor. Obviando el embriagador aroma a frito y las exquisiteces ofrecidas en el buffet diario, estaba el alboroto. Las conversaciones en las pequeñas mesas redondas de cuatro plazas se desarrollaban a una intensidad sonora digna de una mercadera ofreciendo pescado. Por si no bastaba, el personal del susodicho espacio se esforzaba por hacer el mayor ruido posible al apilar los platos o meterlos en la máquina que los limpiaba.

En Finlandia son pocas las ocasiones en que mis oídos son maltratados. Pero no voy a poner este tranquilo país como ejemplo, me iré a otro lugar más alegre. Chile. Recuerdo la impresión que nos causó a mi madre y a mí (¡y eso que ella misma es chilena!) entrar en un restaurante en hora punta y que hubiera un silencio aparente. En realidad, animadas charlas estaban teniendo lugar en todas las mesas, incluída una grande repleta de hombres jóvenes. Simplemente, se habían limitado a sustituir los gritos por un tono de voz lo suficientemente alto para que lo oyeran los interesados, sin molestar a nadie más.

Escribo esto para invitar a reflexionar sobre el tema. A mí el ruido innecesario me resulta extremadamente irritante. A otras compañeras directamente les impedía dormir y al día siguiente no rendían bien, amén de la mala leche que conlleva el sueño acumulado. Diversos estudios corroboran lo que yo había constatado a ojímetro. A lo mejor nunca os habéis parado a pensar sobre esto, a lo mejor creéis que es cosa de maniáticos. Os aseguro que no. Si por atolondramiento solíais hacer alguna de las cosas que he mencionado, os ruego que a partir de ahora os fijéis un poco más. Por mi parte, trato de hablar o poner la música a un volumen suficiente como para que lo oiga el que lo desee, y nadie más; cerrar la puerta con cuidado; abstenerme de hacer percusión con platos y cubiertos y limitarme a taconear en lugares públicos no destinados al estudio. Como véis, nada que reste alegría a mi vida ;-)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

6 comentarios:

imapeople dijo...

hello,I recommend to you the best browser in history,I really loved it,I hope you may want to download and try. thank you.

bichitis dijo...

Voy a explicar por qué llevo yo tacones (aproximadamente me los pongo 1 vez al mes o menos). PORQUE SI NO ME LOS QUITA MI HERMANA. Mi madre me dice que si no me los pongo yo, que se los de a ella, pero no quiero. Para salir no quiero cansarme, así que no me los pongo, uso deportivas, así que pienso 'me los pondré para ir a la escuela, que allí no ando'. Luego la de la biblioteca (una bruja) me hecha la bronca a mí, habiendo mil chicas que los usan todos los días. ¡Pero es que yo sí que tengo la NECESIDAD de usarlos!
Por otra parte, mi truco contra el ruido es usar mp3, aunque reconozco que a veces no funciona y otras da dolor de cabeza.
Por otra parte pienso que hay culturas que gritan más que otras. Sólo hay que ver pelis en V.O. para darse cuenta de que los chinos, los árabes y los italianos gritan más. ¿O son sólo tópicos? Seguiré pensando.

CHANERO dijo...

Buenas.
Te propongo un intercambio de votos; yo te voto a ti a diario y tu me votas a mi
tambien a diario como MEJOR BLOG DE DEPORTES a traves de este link


http://www.20minutos.es/premios_20_blogs/busqueda/sistemalay/


Votandonos en categorias en la que no coincidamos nos podemos beneficiar mutuamente
y subir puestos,aspirando a algun premio.Quedan 2 meses de votaciones y por mi parte si aceptas y te voto a diario podras contar con 60 votos mios correspondientes a los 60 dias que quedan de votaciones.

Si estas de acuerdo con mi propuesta hazmelo saber escribiendome a mi mail
TAKIKARDIKO@GMAIL.COM diciendome en que categoria quieres que te vote y a ser posible poniendome el link para votar tu blog
para que yo lo agregue directamente a favoritos para votarte diariamente si aceptas esta propuesta.

Mi blog ---->
http://sistemalay.blogspot.com

sALUDOS Y SUERTE!

Munlight_Doll dijo...

Sonido sí, ruido no. Y es que si no tienes nada mejor que decir que el silencio, es mejor callar ;)
Un beso callado,
Mun Light Doll

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, bueno...
Como me suena eso a mi!!! habiendo vivido casi dos años en una residencia como la tuya, estoy completamente de acuerdo contigo PUTOS TACONES Y PORTAZOS Y MUSICA ALTA Y CONVERSACIONES A HORAS INAPROPIADAS!!!!!!!!!!
Yo jamás me quejé de nada, lo que hice fue pagar con la misma moneda: poner la música mas alta aun, hablar mas fuerte de lo que hablo si cabe, dar portazos cada vez que cierro la puerta (incluso cuando la abro), y por supuesto coger mis unicos tacones de entre la telas de araña e ir caminando por mi "enorme" cuarto cuando se que la vecina duerme... Y LA MUY ZORRA VA Y SE ME QUEJA AL SEGURATA!!!!!!!!!

Cristina dijo...

La de arriba soy yo, se me olvido poner mi nombre.... jeje
Un besote