miércoles, abril 11, 2007

Diarios de Freaklandia. Capítulo 13

Venía faltando a mi cita con Dibujo desde hacía unas cuantas semanas cuando me crucé con Björn (el profe) y me dijo que este martes no me la podía perder, que era la última clase. Total, que a la hora señalada hice caso omiso del sueño que amenazaba con sellar mis párpados a mis mofletes y me presenté en el aula. A pesar de haber unas 27 personas inscritas, en los últimos tiempos sólo habíamos asistido Tuomas y yo. Ayer éramos los de siempre, más otra chica que también aparecía de vez en cuando. Nada más entrar ya me di cuenta de que Björn estaba borracho (es alcohólico U_U), así que no me sorprendió que me preguntara: "¿Has venido a dibujar o a beber? He traído vino para celebrar que es la última". Yo le dije que en principio había ido a dibujar, peroooo...
Media hora más tarde estábamos todos borrachos, hasta la modelo. Normalmente suelo añadir detalles ridículos a mis dibujos (véase la imagen, es un dibujo de hará un mes), pero ayer entre el vino y el sueño se me fue la olla más que nunca y empecé a dibujar tiburones y otras bestias mordiendo a la modelo. Björn se partía mientras aseguraba: "Bbbhuera goñas, abarte de los diburones, el vivujo en dsí edtá vien, dealmente buedes divujar" (esto en inglés con acento finés, pero bueno xD). La modelo, que siempre solía divertirse con mis dibujos, en esta ocasión tenía un ataque de risa y pedía que me dieran más vino, a ver si acababa dibujando el futuro como Isaac, de "Heroes". Mientras tanto, Tuomas había ido escurriéndose varias veces hasta la bolsa de las botellas con un disimulo más y más torpe a medida que el contenido de éstas iba menguando, hasta el punto de volcar un vaso y dejar el suelo perdido xD No contento con su hazaña, la repitió dos veces más a lo largo de la tarde, hasta que Björn decidió tomar cartas en el asunto y pegarle el vaso a la mano con cinta adhesiva... qué risa, por dios. Me estaba partiendo tanto que en un descuido le arreé un puntapié a mi propio vaso, que estaba en el suelo junto a mi silla. Más ríos de vino, Björn acercándose con la cinta adhesiva, la modelo deshecha en risas...
Cuando vimos que no podíamos dibujar más (xD) decidimos continuar la fiesta en un bar. Mientras Tuomas me explicaba que su nombre se pronunciaba "tUomas" y no "tomas" (como si no lo supiera, es la palabra que más he dicho en el último año), Björn se lamentaba de sus problemas de doble personalidad (?) y la modelo trataba de emparejarnos a Tuomas y a mí, por eso de que éramos los yogurines del grupo. Me sumé a los planes siniestros de la modelo, aunque el chico no me gustaba y solo era para ver cómo se iba poniendo más y más nervioso... jajaja
En fin, lo pasé muy bien en el taller y me llevo un gran recuerdo de su final xD
...............................................................
¡Esta es la entrada número 50 de Wandering Myth! ¡Muchas gracias a todos los que me leéis y comentáis! No siempre dejo comentarios, pero de vez en cuando piso vuestros senderos ;-)
A los cuentacuentos: el gay no ha muerto, aunque necesito un poco más de calma para retomar la historia. He atravesado un período tormentoso, eso sí: el sol comienza a brillar otra vez ^^ Cuando esté más serena continuaré publicando relatos :D
Un gran beso con sabor a kiwi

3 comentarios:

K dijo...

Joder, ojalá alguna clase mía fuera así. La verdad que os lo tuvisteis que pasar de puta madre por lo que cuentas. Sin entrar en lo que comentas del profesor, tiene que ser un tío muy accesible porque al menos los profesores a los que yo estoy acostumbrado no se pararían con un alumno ni para hablar del tiempo @_@

Por cierto, el dibujo que tienes puesto en el post está guapísimo, vaya ida de pinza xDDDDD

Un beso y a seguir pasándolo así de bien.

PD: Más dibujos por favor :K!

shinobi dijo...

que corno es un yogurin???

Tormenta dijo...

pero que bien que vivis los erasmus... :P
bueno, en realidad, es que me muero de envidia.
por cierto, que bien dibujas!jajaja vaya flipada de dibujo, está genial.
Un beso muy grande.