sábado, noviembre 04, 2006

De mil infancias perdidas

Yo no sé dónde pasé tantos años. No tenía la colección de películas Disney. No vi "El Cristal Oscuro", "El Laberinto" o "La Princesa Prometida".

Me encantaban las tardes de sábado en invierno. El cielo estaba gris, el mar estaba gris, hasta la gente estaba un poco gris, pero yo encendía la tele y la peli de las cuatro se llevaba este mundo y traía promesas nuevas por unas horas. En ese sentido, la mejor con diferencia era "Los Goonies". Casualmente, tanto la primera como la segunda vez que la vi había visitas en casa. Me malacostumbré a verla en compañía (aunque tal vez ese hecho contribuyera a que la disfrutase mucho más), tanto que cada vez que sabía que la iban a poner tiraba de agenda hasta que encontraba a alguien dispuesto a merendar por la cara y verla conmigo.
"Los Goonies" también transcurría en un mar gris durante las vacaciones de invierno. Eran un puñado de niños que encontraban un mapa en un trastero igual de atiborrado que el mío. Vamos, que un poco más y me podía pasar a mí. Invariablemente, después de terminarla salía a caminar por las rocas e inspeccionaba sus cuevas tratando de detectar algún recoveco que se hubiera escapado de infinitas miradas curiosas, alguna voz de piratas ya olvidados.
Otra de mis películas favoritas era "Splash". Una noche mis padres se quedaron mirándola en el salon y al día siguiente me dijeron que habían visto una peli que me habría gustado mucho. La siguiente vez que la echaron pude verla. ¿Cómo no me iba a gustar? ¡Salía una sirenita! No necesitaba nada más para ser feliz ^^

Sin embargo, al ver de mayor las pelis que no vi en su momento sentí una punzada dolorosa. La sensación de que me había perdido algo, de que los sueños de los años venideros podrían haber sido siferentes, más ricos o más locos, la sensación de que una de mis múltiples infancias había muerto antes de nacer era triste. Verlas de mayor ya no era lo mismo, ni el príncipe Westley iba a venir a rescatarme ni iba a poder llevarle medicinas a la Emperatriz Infantil.
Aún no he visto "El Laberinto". ¿Debería?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

4 comentarios:

shinobi dijo...

No vi ninguna de las que mencionas :P pero si le jugué al video juego de los goonies para NES ^^

Anónimo dijo...

Los sueños y la fantasía no tienen edad, puedes seguir disfrutando ambos ;)
Un beso de unicornio,
Mun Light Doll

Tristana's leg dijo...

El Laberinto es la de David Bowie?
Si es esa, te vas a reír con los efectos de la época, son grandes XD.
Digamos que es una peli entrañable. Si por el contrario, la de Súper D (no el Hasselhoff) es "Cristal Oscuro" (que tb puede ser) pos t la recomiendo. De todas formas, son entretenidillas las dos. Salen muñecos en plan Iwok, que siempre me ha gustado, y el bien y el mal luchan mientras David Bowie se retoca el rímel y esas cosas.

bichitis dijo...

Pues a mí me ha pasado lo mismo. O aun peor: alguna amiga me comía tanto la cabeza con alguna peli que cuando yo la veía pensaba "la hubiera disfrutado más si no me hubieran hablado tanto de ella". ¿Sabes unas que me encantaban a mí? "Mi Amigo El Fantasma" y "El Gato Del F.B.I." Pelis viejas, buenísimas, con los hombres con corbata y las chicas rubias con el pelo corto. Molaban.